Desde abril del 2015, la BCE ha creado casi 2.500 millares de dólares y

“La BCE va a crear 1.000 millares para salvar el Crecimiento”, anunció la prensa de negocios en noviembre del 2014. “Los bancos se lanzan para obtener el préstamo a tasa negativa de la BCE. 233 millares prestados en un día,” hemos descubierto de nuevo en marzo del 2017 …

En total, desde abril del 2015, la BCE ha creado cerca de 2.500 millares de euros. ¿Cómo explicar el nivel tan bajo de las sumas dedicadas a la transición energética cuando se mide la importancia de las liquideces creadas durante tres años por los bancos centrales?

El 13 de junio del 2017, Angela MERKEL reiteró que, después de la decisión de TRUMP, Europa necesita “tomar medidas más decisivas para combatir el cambio climático”.

El mismo día, el ministro de Finanzas, Wolfgang SCHAUBLE, reiteró que la política de la BCE estaba conduciendo a una “mala asignación de capital y a burbujas especulativas”.

Tiene razón: las enormes sumas creadas por el BCE, la Reserva Federal y el Banco central del Japón tienen solo un efecto marginal en la economía real. La mayoría de los montos van hacia los mercados financieros: el Dow Jones había alcanzado 14.000 puntos antes del colapso durante la crisis del 2008, supero en enero del 2017 los 20.000 puntos y luego los 21.000 y desde el 2 de diciembre supera los 24.000 puntos !
Donald TRUMP se regocija, pero todos los meses, el FMI hace sonar la alarma “La economía mundial es como el Titanic. Se acelera antes del impacto. ”

¿Hay que seguir abasteciendo los mercados financieros (dedicando sólo migajas a la lucha contra el cambio climático) ? o ¿debemos redirigir la creación de dinero hacia un Plan Marshall que crearía unos 6 millones de puestos de trabajo útiles y no deslocalizables?
Si todos nos unimos para imponer este tema en el debate público, la respuesta obviamente será favorable a la protección del planeta.

Poner la creación monetaria al servicio de la economía real.
Como Angela Merkel y Emmanuel Macron desean negociar nuevos tratados para ” darle un empuje a la construcción Europea,” vamos a actuar, para que sea negociado un Plan Marshall para el Clima, financiado a travez de la creación monetaria por parte del BCE: durante 30 años, cada país tendría un monto correspondiente al 2% de su PIB para financiar la transición energética: Francia tendría cada año 45 mil millones a una tasa 0%. Alemania tendría cada año 60 mil millones. España cada año 22 mil millones. Bélgica, 8 mil millones …

Pero los préstamos a tasa del 0% no serán suficientes. Como dijo Philippe Maystadt, Ministro de Estado de Bélgica y Presidente Honorario del Banco Europeo de Inversiones BEI, en su epílogo del libro de Jean Jouzel y Pierre Larrouturou, también hay que generar un presupuesto real para la cofinanciación de los proyectos a nivel europeo, financiar esfuerzo importante en la investigación y ayudar masivamente a África y a los países de todo el Mediterráneo. Esto significa encontrar nuevos recursos para el presupuesto europeo.